Arrriba los latinos

A lo largo del segundo trimestre, en clase de Literatura, estuvimos tratando el movimiento literario de la década del 1960: el Bum Latinoamericano. Este fue un período en el cual una oleada de escritores latinoamericanos se comprometieron con la tarea de “darle un nombre a América” según Carlos Fuentes. A través de sus escritos y novelas describieron la maravillosidad de la naturaleza y la cultura de Latinoamérica así como las problemáticas económicas y políticas que dominaban el territorio. Para analizarlo, leímos dos novelas de Gabriel García Márquez: “El coronel no tiene quien le escriba” y “Del amor y otros demonios”. Para trabajar el movimiento con respecto a “El coronel no tiene quien le escriba” escribimos un ensayo cooperativo, y con respecto a “Del amor y otros demonios” realizamos una cartulina es grupos analizando solamente uno de los distintos aspectos que abarca la novela. Para realizar el ensayo la profesora le entregó a cada uno de los miembros del grupo una cita. Cada una se centralizaba en un sólo aspecto ya sea naturalista, económico, cultural o político, y con ella individualmente desarrollarían un argumento del ensayo sobre ello, mientras que la introducción y la conclusión serían pensadas entre todos. 

Para decorar la cartulina, la clase fue dividida en grupos, cada uno de los cuales era libre de elegir el tema a desarrollar siempre que no se repita. Debimos, entonces, buscar información sobre esa arista en América Latina en general. El trabajo debía incluir todos los aspectos que se quiseran explicar con una cita que los relacionara con el texto. 

En mi caso, en ambos, el párrafo del ensayo y la cartulina, abordé el tema de la cultura. Los dos trabajos me parecieron muy útiles al momento de aprender sobre el Bum Latinoamericano y la cultura que destaca. A partir del ensayo, pude no solamente indagar sobre la cultura de los latinos sino que además pude aprender sobre los otros aspectos de la vida de Latinoamérica en el siglo XX como el autoritarismo político, la desigualdad económica y la exaltante naturaleza. Por otro lado, el armado de la cartulina lo disfruté. Adoro pintar, dibujar y hacer collages por lo que no únicamente aprendí sino que realmente gocé de hacer el trabajo, y más porque fue en grupos, de manera que pudimos combinar nuestras ideas para hacer una mejor presentación.

La cultura Latinoamericana se destaca por ser inigualable y extravagante. Esto lo baso específicamente en el hecho de que los latinos tienen actitudes muy particulares con respecto a la muerte. En “El coronel no tiene quien le escriba” y en “Del amor y otros demonios” García Márquez nos demuestra que las personas gritaban y alababan en honor al muerto como si este los pudiera escuchar desde el “más allá” de la misma forma que cuidaban sus acciones para no ofender al muerto y mostrarle respeto; creían en la vida después de la muerte. Por lo tanto, pude relacionar la cultura con la película de Disney Pixar “Coco”. En esta, un niño mexicano de una familia de zapateros quiere averiguar quien es su abuelo, al que nunca conoció y en “El día de los muertos” logra traspasar las barreras y viajar al más allá donde continúa su búsqueda. Esta fecha es conocida por ser aquella en la que todas las familias se reúnen para hacer ofrendas y un altar al familiar muerto con el fin de comunicarse con él.

Este es el ensayo:

¿Por qué puede considerarse que “El coronel no tiene quien le escriba” es un representante del boom latinoamericano?

En 1960, en América Latina, hubo una oleada de escritores que revolucionaron la literatura conocida como “El boom latinoamericano”. Por ende, este no es considerado un género literario, sino un movimiento. De esta manera, paulatinamente, el continente comenzó a tener más relevancia en el contexto internacional y, a la vez, expandió la identidad que los diversos país del territorio comparten. Latinoamérica se muestra como un territorio único que fue originado a partir del choque de culturas entre los colonizadores y la resistencia indígena. Según las palabras de Carlos Fuentes, los escritores del boom tenían “la tarea interminable de darle un nombre a América”. 

Entre otros, uno de ellos fue el colombiano Gabriel García Márquez con su novela corta “El coronel no tiene quien le escriba”. A través de su manera hiperbólica de expresar la naturaleza, la política, la economía y la cultura logra transmitirle al lector que el escenario de la historia, a pesar de no nombrarlo, está situado en Latinoamérica mostrándola como una novedad frente a aquellos lectores en otros países fuera del continente; en Estados Unidos o Europa, por ejemplo, que recibieron ejemplares de los libros traducidos en sus idiomas.

 Haciendo referencia a lo económico, García Márquez, durante la novela analiza el efecto que genera la desigualdad social entre los personajes. Lo transmite en distintos aspectos, como por ejemplo, en diversas conversaciones y comparaciones de ambos. Se puede notar en el siguiente extracto; “‘ah’, hizo don Sabas. Y se despidió en la puerta de la casa, un edificio nuevo, de dos pisos, con ventanas de hierro forjado.” Se identifica la desigualdad social económica, entre los personajes. El Coronel vivía en una casa simple, casi viviendo en la hambruna junto a su mujer. En cambio, el hecho de que don Sabas, viviese en en una casa con dos pisos y lujo, hace posible comparar esto. Asimismo, en la novela, se identifica la corrupción, relacionado con los negocios de don Sabas. La corrupción política, da lugar a que muchas personas como él, vivan en la riqueza. La comunidad se adapta a ello, muchos salen beneficiados y varios se ven afectados por la pobreza. “‘Es una ilusión que cuesta caro’, dijo la mujer. ‘Cuando se acabe el maíz tendremos que alimentarlo con nuestros hígados’”. Se puede notar la falta de dinero para acceder a una vivienda simple, con alimento. La mujer desesperada por la comida y el alimento para el gallo, pensaba cómo iba a ser posible sobrevivir con los últimos restos, inhabilitados de comprar comida. 

Con respecto a la cultura, García Márquez fue capaz de describir indirectamente algunas de las características que conforman la identidad latinoamericana. Esto lo transmite a través de los momentos que el coronel comparte con los jóvenes del pueblo. Uno de ellos es el siguiente: “Los niños no se alteraron. Uno de ellos inició en la armónica los acordes de una canción de moda. <No toques hoy>, le dijo el coronel. <Hay muerto en el pueblo>”. Se puede identificar el hecho de que la comunidad le otorgaba mucha importancia a cada uno de los fallecimientos ocurridos; acostumbraban correctamente a tener respeto por las personas recientemente fallecidas. Es por ello que al momento en el que el coronel escuchó que los niños comenzaron a tocar alegremente una canción, lo consideró una falta de consideración, por tanto indebido, y les ordenó que paren. En lugar de tomar estos sucesos como insignificantes, les otorgan importancia y peso emocional comunitariamente. Todo el pueblo rendía respeto y honraba al muerto sin importar quien era. Entre estos fallecidos se encontraba Agustín, el hijo del coronel. De esta manera es que la vecina les comunica a los jóvenes “Dejen esa guitarra que Agustín todavía no tiene un año” cuando oyó el golpear de unas campanas. Además, se puede ver la firme convicción de que el muerto podía escucharlos desde su ataúd, desde el más allá por lo que se despedía al muerto con gritos y con una marcha. Es así que “El coronel no tiene quien le escriba” puede ubicar al continente latinoamericano en el mapa por su cultura como resultado de la mezcla entre los colonizadores y los colonizados, siendo que los colonizadores tendían a realizar funerales de una manera más reservada.

Sobre la naturaleza es posible encontrar varias referencias en las cuales García Márquez conecta la naturaleza con la situación actual de los personajes del libro «El coronel no tiene quien le escriba». En la siguiente «La interrumpió el relámpago. El trueno se despedazo en la calle, entró al dormitorio y pasó rodando por debajo de la cama como un tropel de piedras.» Podemos ver una gran referencia de la situación de la pareja con su situación económica. El trueno vendría a ser la mala economía, esta cae en la calle no en su casa directamente pero los afecta igual, como afecta a todos los de la calle (pais). Luego este se desplaza hacia el dormitorio, el cual es un lugar privado en la parte de una casa, lo que nos muestra cómo esta crisis económica afectó también su vida privada y su relación entre si. Finalmente muestra la cita que pasa por debajo de la cama como un tropel de piedras, como una avalancha de piedras, esto crea una imagen de muchas piedras rodando y cayendo por la habitación y por debajo de la cama. Lo cual crea una sensación de ahogo pero no con algo líquido como el agua sino con algo sólido y fuerte como piedras lo que se nota más brutal. Esta cita del mismo modo puede hacer referencia a la muerte de su hijo agustín la cual como un rayo afectó la casa esté afecto el resto de su vida y su relación como pareja.

Por último, García Márquez realiza una crítica política en el cuento, lo cual también es muy representativo del Boom Latinoamericano. La historia transcurre en 1953, momento en el que Colombia atravesaba la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, y el autor aprovecha para criticar el estado en el que se encontraba su gente durante la tiranía del gobierno. Un gran ejemplo es la siguiente cita: “No hay esperanzas de elecciones -dijo el coronel. -No sea ingenuo, coronel -dijo el médico-. Ya nosotros estamos muy grandes para esperar el mesías”. Esta cita, con un tono irónico, demuestra que la gente ya había perdido la esperanza en el gobierno, en su país.  Además, el hecho de que el coronel no haya recibido una pensión por sus servicios por más de 15 años refuerza la idea de una Colombia frágil, con corrupción y desolación de la población. Para agregar, a través del relato se pueden ver los resultados de la política del país en la gente, no solo emocionalmente, sino físicamente, dejando al país en un estado desastroso y de desgracia, y esto es lo que el escritor quiere hacer entender a sus lectores.

En conclusión, la breve novela “el coronel no tiene quien le escriba” por el escritor colaborador del Boom Latinoamericano, Gabriel García Márquez, logra poner en el mapa a Latinoamérica al mostrar las aristas económicas, culturales, naturales y políticas del continente. De tal forma, aquellos que leían los textos del boom desde otras partes del mundo pudieron informarse y desarrollar una visión del territorio tan lejano y así transformar lo desconocido en famoso.

Y esta es la cartulina:

Las citas incluidas son las siguientes:

– «como si creyeran que el muerto las escuchaba desde el más allá»

– «las mujeres… salieron al medio de la calle y lanzaron gritos de alabanzas, de gratitud y despedida»

– «la encerraron desnuda en la bodega de cebollas para desvirtuar el maleficio del perro»

 

Esta entrada fue publicada en 4AC2019, Actividades, Castellano, E-portfolio, Lengua, Literatura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *